El deterioro físico de la heroína deviene de manera muy rápida. Existen muchas consecuencias físicas en la persona; en algunos casos influye, por supuesto, el comportamiento del individuo y la manera de consumir la sustancia. Algunos de los efectos del consumo pueden ir desde la transmisión de infecciones bacterianas de los vasos sanguíneos, infecciones en tejidos blandos o venas obstruidas, hasta infecciones de válvulas cardiacas, problemas vasculares o articulares y daños pulmonares que pueden causar neumonía o tuberculosis.

Al hablar de las consecuencias que puede tener una droga como la heroína en el organismo, hay que insistir en que esta droga puede contener aditivos que no se disuelven al completo y que pueden obstruir los vasos sanguíneos que conducen a los pulmones, hígado, riñones o cerebro. Esto puede causar infección o muerte de pequeñas áreas de células en órganos vitales. Las reacciones inmunes a estos aditivos pueden causar también artritis u otros problemas reumáticos. También cuando una persona comparte jeringuillas durante el consumo de esta sustancia, puede conducir a la infección de hepatitis B, C o el VIH. Estos a su vez pueden ser transmitidos a la pareja del consumidor y a los hijos.




Share/Bookmark

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal