No se trata de número ni de la sustancia. Se trata de la actitud con la que la persona se acerca a esa sustancia y también de porqué lo haces. A pesar que la Organización Mundial de la Salud (OMS), llegó a la conclusión que el uso de cannabis era peligroso ya sea física, mental y socialmente, hoy nos encontramos ante un fenómeno de tolerancia social en el que, el consumo de cannabis se ha desdramatizado y desmitificado. El cannabis es considerado por la OMS como una droga más, la cual produce una tolerancia -cada vez hay que consumir más cantidad para conseguir el mismo efecto que en un primer momento- y dependencia en la persona que la consume. Nos encontramos ante una sustancia que afecta gravemente la salud mental, sobre todo la de los adolescentes, con consecuencias graves para el desarrollo psíquico, y con consecuencias importantes, como el abandono escolar, laboral, disfuncionalidad familiar y falta total de perspectivas. La adicción depende de muchos factores como pueden ser la edad, el estado físico del individuo o la edad de inicio en dicho consumo. Hay que tener en cuenta que el consumo habitual del cannabis produce también un sentimiento de insatisfacción con el paso del tiempo; se convierte en un problema que interfiere en la vida cotidiana. Si un consumidor de cannabis formula una pregunta como esta, puede que empiece a tener un cierto problema con este tipo de sustancia. Si es así desde la Fundación te recomendamos que, sin ningún tipo de compromiso, te acerques a mantener una breve entrevista con uno de nuestros profesionales y les consultes este o cualquier otro problema que creas que puedas tener referente al tema.

http://www.msc.es/campannas/campanas06/drogas2.htm


Share/Bookmark

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal