Respondiendo a la primera consulta, habría que decir que el síndrome de abstinencia del tabaco se manifiesta en intranquilidad, cansancio, dolor de cabeza, insomnio, aumento del apetito, inapetencia por las labores habituales o dificultad de concentración entre otros. La adicción y estos síntomas del síndrome de abstinencia son dos factores que dificultan dejar de fumar, ya que sólo 5 de 100 fumadores dejan de hacerlo sin ninguna ayuda.
Pasados cinco años, una persona que ha dejado de fumar iguala el riesgo de padecer cáncer de pulmón al de los no fumadores.


Share/Bookmark

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal