No provoca daños en el feto si tienes la certeza de haberlo consumido antes de quedarte embarazada. Si se consume éxtasis durante el embarazo, en concreto durante el primer trimestre, conlleva entonces cambios cerebrales en el feto, que más adelante pueden traducirse en trastornos en el comportamiento del recién nacido. Algunas consecuencias del consumo de esta droga son convulsiones, deshidratación, vómitos y alucinaciones. El éxtasis afecta la producción interna del neurotransmisor serotonina, uno de los mecanismos a través de los cuales se regula la temperatura corporal, por lo cual, cuando los efectos del éxtasis son combinados con una actividad física, el usuario puede experimentar un descontrol de la temperatura corporal y sufrir lo que se conoce con el nombre de "golpe de calor" y padecer deshidratación.

Puedes encontrar más información en:

http://es.wikipedia.org/wiki/Extasis


Share/Bookmark

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal