Las setas alucinógenas -comercializadas también con el nombre de "smell-bag" y pertenecientes a la familia de los hongos-, tienen en la mayoría de su tipología una composición tóxica muy perjudicial en el organismo que afecta, por lo general, a nuestros sentidos de la percepción (vista, oído, gusto, olfato y tacto). Uno de los típicos riesgos de la persona que entra en contacto con este tipo de droga es su desconocimiento, ya que no es la primera vez que se han confundido con setas venenosas, cuyo efecto puede ser mortal. Algunos de sus efectos son: mareos, alucinaciones, vómitos o incluso convulsiones.
El Instituto Nacional de Toxicología siempre ha alertado sobre su consumo, sobre todo en la población joven. Algunos estudios toxicológicos han apuntado a que su consumo no crea adicción física ni estado de dependencia mental, pero -además de los típicos efectos- existe un cierto riesgo de intoxicación aguda si se excede la dosis de 15 gramos.


Share/Bookmark

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal