Esta sustancia química conlleva una serie de riesgos en personas con problemas cardiovasculares o con tendencia a tener la tensión alta. Aparte de ser un líquido muy inflamable, el popper es muy perjudicial si se mezcla con alcohol; la persona que lo consume desarrolla una rápida tolerancia a a esta sustancia, cuyo efecto es menor cuantas más veces se inhale. Como sustancia tóxica que es, produce dolor de cabeza, debilidad, taquicardia, congestión nasal, incremento de la libido y sensación de bienestar. Por lo general, no genera dependencia física, aunque sí psicológica; la inhalación de los nitritos relaja los músculos por lo que normalmente se emplea en las relaciones sexuales como vasodilatador. Su consumo prolongado en el tiempo puede producir quemaduras en la mucosa nasal y puede provocar microroturas en los capilares del cerebro que causan un deterioro de sus funciones.


Share/Bookmark

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal