El crack es un derivado de la cocaína. Es altamente adictivo, sobre todo a nivel psicológico. Dado que se consume fumándolo, el aceso al torrente sanguíneo es muy rápido, lo que produce una sensación de euforia, pánico, insomnio y la necesidad de volver a repetir su consumo. En cuanto a los efectos secundarios son similares a los de la cocaína, aunque el riesgo de padecer alguna complicación (accidentes cardio y cerebro vasculares) es mucho más alto dado su forma de consumo.


Share/Bookmark

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal